Puertas de entrada: ante todo, seguras

Es la encargada de recibir a tus invitados pero también debe estar preparada para impedir el paso a las visitas no deseadas. ¿Te has parado a pensar alguna vez cómo debe ser la puerta de entrada ideal?

Tanto si eres de los que da por buena la puerta existente en tu vivienda –como lo haces con las paredes o las ventanas– como si te estás planteando cambiarla por un modelo mejor, conviene que analices los aspectos que debería cumplir para garantizar la seguridad de tu familia, sin olvidar cuestiones como el aislamiento o la estética.

¿Dentro o fuera?

No es lo mismo vivir en un piso en el interior de un edificio –con otros pisos en el mismo rellano– que en un chalet aislado con la puerta dispuesta en el exterior.

En este último caso, la puerta deberá tener no solo un nivel de seguridad superior que en el primero, sino también un acabado resistente a la intemperie. Y, solo después de tener resueltas esas cuestiones –y no antes–, hay que centrarse en cuestiones como el color o el diseño que mejor se adapten.

¿En qué me fijo?

Tres son las partes que componen una puerta de entrada: el marco (un cerco que rodea la puerta y que sirve para reforzarla), la hoja (compuesta por un interior de aglomerado, chapa de acero, etc. y un acabado exterior metálico, de madera, lacado, PVC, etc) y el cierre (formado por los anclajes laterales que se situan en el marco de la puerta, la cerradura, las bisagras y los anclajes laterales antipalanca).

En función de los materiales y las características de cada una de estas partes, existen diferentes niveles de protección de las puertas.

¿Qué es una puerta acorazada?

Con hoja y marco de acero (sobre el que se puede colocar el material de acabado que se desee), son las puertas que ofrecen el máximo nivel de seguridad y, por tanto, también las más caras.

Las puertas acorazadas cuentan con acero tanto en los largueros y en el cabezal, que componen el marco que la rodea y la refuerza, como en su hoja. Ofrecen el máximo nivel de seguridad aunque su precio es el más elevado: a partir de uno 900€ como mínimo.

¿Y una blindada?

A menudo se confunden con las anteriores, aunque hay una diferencia fundamental: en lugar de estar realizadas íntegramente en acero, cuentan con un refuerzo metálico, pero solo en la hoja. O lo que es lo mismo, mientras que una puerta acorazada es de acero con un acabado decorativo, la blindada es de madera reforzada con chapa de acero. De ahí también que se puedan encontrar puertas blindadas a partir de unos 600€.

¿Qué son las puertas de aluminio?

Sin ser acorazadas (que deben cumplir con una normativa específica para poder llamarse así), en el mercado hay puertas fabricadas íntegramente en aluminio que pueden llegar incluso a ofrecer un nivel de seguridad similar al de estas, aunque a un precio inferior (desde unos 400€).

¿Son recomendables las de madera maciza?

Son las más decorativas, sobre todo en ambientaciones rústicas y clásicas, aunque son las menos recomendables desde el punto de vista de la seguridad, sobre todo si no cuentan con refuerzos metálicos.

Asimismo, requieren protecciones y tratamientos periódicos mediante barnices y productos similares para conservarlas en perfectas condiciones, sobre todo al aire libre.

¿Y las de PVC?

Además de muy versátiles y disponibles en todo tipo de acabados, las puertas de entrada de PVC ofrecen una gran rigidez y resistencia a los golpes, además de no necesitar de ningún tipo de mantenimiento para que luzcan como el primer día. Además, hay versiones con refuerzos de acero que aumentan su nivel de seguridad.

El cierre

Si bien la hoja y el marco son vitales en una puerta de entrada, dado que deben ofrecer una resistencia adecuada a posibles intrusiones, no podemos descuidar la elección de la cerradura y los herrajes más adecuados en cada caso.

Los expertos aconsejan elegir cerraduras con cilindros que cuenten con pistones de seguridad y, preferiblemente, que la puerta integre varias independientes, de modo que aunque se fuerce una las demás aguanten en su sitio.

Y, a efectos prácticos, siempre es aconsejable elegir un modelo que tenga una llave con control de copia, para que no se pueda reproducir con facilidad.

Mención aparte merecen las cerraduras electrónicas con control de huella, reconocimiento de iris (al más puro estilo Minority Report) o con control de acceso remoto, mediante un dispositivo móvil.

Más que estética

La puerta de entrada debe estar en consonancia con el estilo decorativo de la vivienda, aunque eso no suele ser un problema, dada la gran variedad de modelos y diseños disponibles.

Y, si no encuentras la que buscas o quieres (o te obligan por cuestiones estéticas) a conservar una puerta en concreto, siempre se pueden reforzar los modelos convencionales con planchas de acero por el lado interior, cercos metálicos y cerraduras de seguridad multianclaje, que traban la puerta por sus cuatro lados.

 

¿Interior o exterior?

En viviendas aisladas, la puerta no solo deberá ser más segura que en un edificio de pisos, sino también tener un acabado resistente a la intemperie.

Fíjate bien 

Tres son las partes que componen una puerta de entrada: el marco, la hoja y el cierre y de todas ellas depende el grado de seguridad que ofrezca.

Acorazadas

Con hoja y marco de acero, son las puertas que ofrecen el máximo nivel de seguridad y, por tanto, también las más caras.

Blindadas 

A diferencia de las acorazadas, en lugar de estar realizadas íntegramente en acero, cuentan con un refuerzo metálico solo en la hoja.

De aluminio 

Hay puertas fabricadas íntegramente en este material que pueden llegar a ofrecer un nivel de seguridad similar al de las puertas acorazadas, con una inversión muy inferior.

Puertas de PVC

Pueden reproducir todo tipo de colores y diseños, incluidas las molduras de madera, sin necesidad de ningún tipo de mantenimiento.

Madera maciza

Perfectas para ambientaciones rústicas y clásicas, son las menos seguras, sobre todo si no cuentan con refuerzos metálicos.

Cerraduras 

La elección de un modelo de seguridad, con diversos puntos de anclaje independientes y con llave de control de copia es vital para garantizar la inviolabilidad de la puerta de entrada.

Estética

La gran variedad de modelos y diseños disponibles permite coordinar la puerta de entrada con el estilo decorativo de la vivienda, sea cual sea.

Estilosa y segura

Aunque esta puerta llama la atenció por su elegante frontal con cuarterones, no deja a un lado la seguridad. Un ejemplo muy claro de que existen puertas bonitas y diseñadas para no dejar entrar a invitados no deseados. Casa de la interiorista Aurora Monasterio. Cómoda de La Europea y alfombra de Tailak.

Mejora su seguridad

Si quieres (o debes) conservar una puerta en concreto, existe la posibilidad de reforzarla con planchas de acero por el lado interior, cercos metálicos y cerraduras de seguridad.

La clave está en la llave

Es aconsejable elegir un modelo de cerradura que tenga una llave con control de copia, para que no se pueda reproducir con facilidad

 

www.elmueble.com

Pequeñas reformas: instalar un pasaplatos

Se acabó lo de trabajar aislado en la cocina y poco menos que castigado de cara a la pared. Una sencilla apertura entre esta y el comedor o salón contiguos no solo te integrará con lo que pasa en el resto de la casa y te ahorrará paseos a la hora de la comida, sino que potenciará la sensación de amplitud y la luminosidad natural de la estancia.

¿Cuánto hueco necesito?

Cuanto más grande sea la apertura entre la cocina y las estancias contiguas más amplia y comunicada se verá esta, por no hablar de que se multiplican las posibilidades de uso de ese espacio intermedio ganado. Dicho lo cual, las medidas mínimas para que un pasaplatos resulte cómodo y funcional son de unos 60 x 60 cm aproximadamente.

¿Es una inversión importante?

Eliminar un tabique durante la reforma de la cocina apenas si supondrá un 10% más de inversión en la misma, que puede compensarse fácilmente con el ahorro de materiales para revestir esa pared. Y si te lo planteas como una reforma parcial, es una forma de dar una dimensión totalmente nueva al espacio con un gasto muy contenido, sobre todo si se emplean soluciones de tabiquería seca (el famoso Pladur), cuyo precio se sitúa en unos 30€/m2 –en función de la cantidad de metros y acabados–.

¿Abierto o cerrado?

La decisión debe tener en cuenta tanto criterios estéticos como prácticos. Si bien es cierto que los espacios diáfanos son visualmente más efectistas y que un adecuado diseño de la cocina –y, sobre todo, de la zona de fuegos– permite integrarla con el comedor e incluso con el salón, si prefieres que haya una contención para olores y humos opta por un cerramiento acristalado, que no comprometa la profundidad visual del espacio ni el paso de la luz pero resulte estanco.

Tipos de cierre

Aunque para cerrar el pasaplatos se pueden usar los mismos sistemas que para cualquier otra ventana de la casa, las hojas batientes no serían aconsejables, ya que requieren espacio libre alrededor para abrirse y resultarían molestas a la hora de trabajar. Las correderas solucionan ese problema, aunque solo son cómodas en huecos amplios, puesto que una sección siempre queda cerrada. Una alternativa a estas son las ventanas de guillotina o con sistemas abatibles: su accionamiento en vertical libera toda la apertura disponible hasta la altura que se desee, sin entorpecer. Por último, los modelos con hojas plegables son también una opción para dejar el hueco totalmente abierto sin obstáculos.

Invisibles

La mejor forma de integrar el pasaplatos en el conjunto de la estancia es elegir un tipo de cierre en los mismos materiales que el resto de las carpinterías, que también puede servir para reforzar el estilo deseado para todo el espacio. No obstante, también puedes optar por una solución más disimulada mediante la colocación de hojas de vidrio templado sin perfiles, que no solo son prácticamente invisibles cuando están cerradas sino que desaparecen por completo cuando se abren plegadas a uno o dos lados. Perfectas para cerramientos de gran tamaño.

Visto y no visto

Una cocina totalmente abierta requiere un orden y limpieza estrictos en todo momento y, aún así, siempre habrá ocasiones en que preferirías no ver su interior. ¿La solución? Coloca unas persianas de lamas, unos estores enrollables o incluso unos paneles correderos como los de tipo japonés para poder ocultar la cocina desde el comedor o el salón. Puedes combinarlas con acristalamientos como los comentados o colocarlas solas –una solución más sencilla y económica–, aunque en este último caso ten en cuenta que no servirá para evitar el paso de olores.

¿Solo pasaplatos?

Basta con una encimera de 30 cm de fondo (el hueco mínimo para completarlo con unos taburetes y tener espacio para las piernas) para hacer aún más cómodo y versátil el pasaplatos, convirtiéndolo en una cómoda barra para desayunos y comidas rápidas.

Y, si te lo puedes permitir, aprovecha el espacio bajo la apertura con unos armarios que te permitan tener a mano todo lo necesario para hacerla más cómoda.

 

Ventajas del doble acristalamiento en las ventanas

El doble acristalamiento consiste en poner doble ventana para que así la estancia esté mucho más aislada del exterior, lo que ayuda a que se disminuyan los ruidos externos y que la temperatura interior se conserve mucho mejor. Es especialmente recomendable si vas a cerrar una terraza o balcón, es un sistema un poco más caro que la ventana normal pero sin duda merece la pena ya que tiene muchas ventajas.

Con el doble acristalamiento se instala dos vidrios de distinto grosor que se separan por cámaras de aire. El acristalamiento puede también ser triple, lo que dará una mayor protección. Toma nota de las ventajas del doble acristalamiento:

– Ayuda a reducir el gasto energético tanto en verano como en invierno y ya sea en calefacción como en aire acondicionado. Esto se debe a que al no poder entrar tanto frío ni calor del exterior como con una ventana normal, la temperatura permanece más tiempo estable en el interior.

– También es un perfecto aislante acústico, con una reducción del ruido de hasta un 50%. Así pues, es perfecto para zonas de mucho tránsito, como aquellas que están cercanas a carreteras o zonas de ocio.

– El vidrio que se utiliza en el doble acristalamiento es mucho más duradero que el vidrio tradicional, además de ser mucho más resistente.

– También reduce los problemas de condensación en el interior de las ventanas durante la época de invierno, con lo que se reduce la humedad (algo muy importante ya que suele afectar a paredes y mobiliario).

– La seguridad tamién es una ventaja importante ya que al llevar un doble sistema sin duda será mucho más seguro. Una buena opción no solo para el hogar sino también para cualquier comercio.

– Por último, se fabrican en diferentes acabados, así que puedes encontrarlo tanto transparente para tener una mayor luminosidad como algo más traslúcido para que no se pueda ver mucho desde el exterior y tengas mayor privacidad.

 

 

CÓMO LIMPIAR MOSQUITEROS

Los mosquiteros de ventana están expuestos al viento, el agua, la lluvia, la suciedad, los insectos y otros elementos que pueden ensuciarlos rápidamente. Si aprendes a limpiarlos apropiadamente, se mantendrán en buen estado y durarán más tiempo. Afortunadamente, limpiar un mosquitero de ventana es un proceso que no requiere de muchos materiales ni mucha preparación.

Prepararte para limpiar el mosquitero

– Retira el mosquitero de la ventana. Antes de comenzar a lavar el mosquitero, deberás retirarlo de la ventana. Retirar el mosquitero te permitirá lavarlo completamente y de forma rápida.
El método exacto que usarás parar quitar el mosquitero dependerá del tipo de mosquitero de ventana que tengas.
Muchos mosquiteros de ventana tienen lengüetas pequeñas que se retiran para liberar el mosquitero del marco de la ventana.
Asegúrate de quitar el mosquitero cuidadosamente, ya que muchos de ellos se rasgan y rompen fácilmente.

– Busca un buen lugar de trabajo para limpiar el mosquitero. Una vez que hayas quitado el mosquitero del marco de la ventana, es tiempo de llevarlo a un buen espacio de trabajo. Debes buscar un área en la que puedas rociar agua de manera segura. También asegúrate de tener una manguera que pueda alcanzar el área en la que planees trabajar. Una vez que encuentres una buena área de trabajo, lleva los mosquiteros a esa zona y prepárate para limpiarlos.

– Debes asegurarte de tener espacio suficiente para trabajar. El área que escojas debe permitirte rociar agua y desecharla fácilmente. Puedes colocar una lona para proteger el mosquitero de palos o piedras filosos.

– Prepara la solución limpiadora. Para limpiar bien los mosquiteros, necesitarás un cubo con amoníaco de uso doméstico y agua. Limpiar el mosquitero con esta mezcla te permitirá desintegrar y retirar la suciedad, el polvo y otras sustancias hayan entrado en contacto con el mosquitero. Mezclar un poco de amoníaco y agua será lo último que deberás hacer antes de comenzar a lavar el mosquitero de ventana. Mezcla una parte de amoníaco con tres partes de agua. Si no tienes amoníaco a la mano, también puedes usar agua tibia mezclada con jabón suave.

– Asegúrate de usar guantes de goma cuando mezcles o limpies con esta mezcla. Una vez que hayas mezclado el amoníaco y el agua, revuelve la mezcla para distribuir ambas partes uniformemente.
También puedes usar detergente suave para lavar platos si no tienes amoníaco a la mano.

Limpiar el mosquitero

– Rocía agua sobre el mosquitero con una manguera. Para comenzar a limpiar el mosquitero de ventana, debes enjuagarlo rociando agua con una manguera de jardín. Rociar el mosquitero con agua quitará la mayor parte de la suciedad y el polvo de la superficie. Asegúrate de rociar todo el mosquitero con agua antes de frotarlo con la solución limpiadora.
Comienza en la parte superior del mosquitero y trabaja hacia abajo cubriéndolo con agua completamente.
Coloca la manguera en la configuración más suave que tenga para evitar dañar el mosquitero.
Voltea el mosquitero para asegurar que hayas rociado agua a ambos lados.

– Lava el mosquitero con el amoníaco y la mezcla de agua. Después de enjuagar el mosquitero, puedes comenzar a lavarlo con la solución limpiadora. Debes usar una brocha de cerdas suaves para frotar el mosquitero cuidadosamente con la solución limpiadora, lo cual permitirá desintegrar y quitar cualquier área problemática que tenga suciedad o polvo. Frota todo el mosquitero para asegurarte de quitar tanta suciedad como sea posible. Frota el mosquitero con pequeños movimientos circulares. Frota el mosquitero cuidadosamente. Si lo frotas con demasiada fuerza, podrías romperlo. Enjuaga la brocha mientras limpies para evitar aplicar suciedad nuevamente sobre el mosquitero. Lava ambos lados del mosquitero.

– Limpia cualquier suciedad con una esponja. Frotar el mosquitero con una brocha y una solución limpiadora desintegrará la mayor parte de la suciedad suelta. Puedes quitar el polvo y la suciedad restante limpiando el mosquitero con una esponja. La esponja absorberá la mayor parte de la suciedad y el exceso de la solución limpiadora, lo cual dejará el mosquitero limpio y libre de suciedad.

– No olvides limpiar el marco del mosquitero con un trapo. Ese momento es ideal para verificar cualquier área que hayas obviado. Limpia ambos lados del mosquitero.

Secar y cambiar el mosquitero

– Enjuaga el mosquitero. Si crees que el mosquitero está completamente limpio, puedes aplicar el enjuague final. Usa la manguera una vez más para rociar agua cuidadosamente sobre la solución limpiadora restante o quitar la suciedad del mosquitero. Asegúrate de enjuagarlo totalmente antes de dejar que se seque e instalarlo nuevamente.
No uses una configuración de presión alta o potencia alta en la manguera. Asegúrate de rociar agua sobre todo el mosquitero. Es recomendable que enjuagues ambos lados del mosquitero.

– Deja que el mosquitero se seque. Si estás contento con la forma en la que el mosquitero luce, deberás esperar el tiempo suficiente para que se seque completamente antes de instalarlo de nuevo. Usa algunos de estos consejos para secar los mosquiteros de ventana rápida y completamente.

– Limpia los mosquiteros con un paño o una toalla seca. Agita el mosquitero cuidadosamente para quitar un poco del agua restante. Apoya el mosquitero contra una pared para permitir que el agua caiga. Deja el mosquitero en un lugar ubicado directamente hacia la luz del sol para acelerar el proceso de secado.

Instala nuevamente el mosquitero

Una vez que el mosquitero esté seco y estés conforme con su apariencia, es hora de colocarlo nuevamente en el marco de la ventana. Puedes reemplazar el mosquitero invirtiendo los pasos que realizaste para quitarlo. Asegúrate de que el mosquitero esté asegurado en su lugar para finalizar el proyecto de limpieza del mosquitero

Mantener el mosquitero limpio

– Retira el polvo del mosquitero al menos una vez a la semana. Para que tus mosquiteros sigan luciendo bien, debes evitar que el polvo y la suciedad se acumulen. Si los aspiras ligeramente una vez a la semana, evitarás limpiarlos demasiado. Usa estos pasos básicos para mantener una rutina semanal de aspirado:

– Toma una aspiradora y la brocha que viene como accesorio para aspirar. Usa la aspiradora para aspirar cuidadosamente cualquier resto de suciedad del mosquitero. Si puedes hacerlo, aspira ambos lados del mosquitero.

– Cuando limpies el mosquitero, es recomendable que lo hagas desde la parte superior hacia la inferior.

– Limpia las manchas del mosquitero cuando sea necesario. No siempre necesitarás retirar el mosquitero de la ventana completamente para limpiarlo. Si notas una mancha específica o un área que esté sucia, puedes mezclar un poco de jabón y agua para limpiarlo. Ten en cuenta algunos de estos consejos para limpiar las manchas del mosquitero mientras aún esté en la ventana: Mezcla un poco de jabón suave y agua tibia en un cubo. Sumerge una esponja pequeña en el cubo. Usa la esponja para lavar el área manchada cuidadosamente. Si tienes que frotar el área, hazlo cuidadosamente. Si lo haces con demasiada fuerza, podrías romper el mosquitero. Termina secando el mosquitero con una toalla.

– Limpia los mosquiteros regularmente. Cuanto mayor sea la frecuencia con la que limpies los mosquiteros de las ventanas, menor será la frecuencia con la que deberás retirarlas y limpiarlas completamente. Incluye los mosquiteros en la rutina normal de limpieza de tu casa para que se mantengan luciendo como nuevos

CONSEJOS PARA LA ELECCION DE PORCELANATO

En la elección de un piso uno debe tener en cuenta diversos aspectos: la estética, el precio, el tipo de ambiente y la duración.

En general, lo primero que se mira es la estética, y de todas maneras no siempre lo esencial esta a la vista. El buen mantenimiento de un piso y su duración son temas fundamentales que solo se comprueban con el tiempo. Para una optima duración, habrá que definir primero en función al desgaste a que estará sometido el piso.

Tipo de vivienda. Si es de uso permanente ó para los fines de semana, y si es casa ó departamento.

Tipo de ambiente. En general las áreas públicas -circulaciones, salas de estar, galerías y patios- son de transito más intenso y, en consecuencia, se desgastan mucho más que las áreas privadas (dormitorios y baños). El uso de revestimientos cerámicos en pisos está sujeto al movimiento de personas, circulación de cargas, suciedad abrasiva, rayaduras, probables impactos, humedad, etc.. De esta forma necesitan limpieza más frecuentemente. Las piezas cerámicas para pisos pueden, con seguridad, ser utilizadas en paredes.

Cuanto mayor sea el movimiento en el lugar, mayor deberá ser la resistencia a la abrasión del piso especificado.

La resistencia a la abrasión es representada por la resistencia al desgaste superficial. Para productos esmaltados, el método de la Porcelain Enamel Institute (PEI) prevee la utilización de revestimientos cerámicos conforme a la siguiente tabla: PEI SOLICITACIONES RESISTENCIA AL DESGASTE PROBABLES LOCALES PARA LA UTILIZACION

  1. Muy débiles Tránsito escaso ó revestimiento de pared
  2. Débiles Tránsito liviano ó revestimiento de pared
  3. Medias Tránsito medio. Cocinas, pasillos, interiores, habitaciones, balcones, baños de hoteles, salas de terapia intensiva, todos los locales interiores de la vivienda.
  4. Relativamente fuertes Tránsito pesado. Locales comunes de viviendas colectivas, terrazas, locales externos de viviendas, locales de comercio, oficinas privadas, salas de hospitales.
  5. Fuertes Tránsito agresivo. Bancos, peluquerías, bares, ingresos a hoteles, centros comerciales.

Nota: Para todos los grupos mencionados, se recomienda el uso de protectores, en aquellas zonas donde se produzcan rozamientos localizados, ejemplo: zona de trabajo en cocinas. Para mantener alejados del piso cerámico esmaltado a los medios de desgaste y suciedad, se recomienda el uso de felpudos, alfombras ó similar, en los ingresos a locales desde el exterior.



10 problemas que se solucionan con pintura

La pintura promete y cumple. Es uno de los métodos más fáciles, rápidos, baratos y efectivos para solucionar de un brochazo (nunca mejor dicho) los “problemillas” decorativos que pueda presentar tu casa. Si no te quieres embarcar en engorrosas y costosas obras para darle más luz, amplitud y calidez, toma nota de estos diez consejos. Hemos analizado los típicos percances que puede presentar una casa y que pueden arreglarse solo con la pintura. Los resultados te sorprenderán.

1. ¿Puertas viejas? Píntalas y… ¡cómo nuevas!
Ahora mismo te viene fatal el desembolso que supone cambiar las puertas de toda tu casa. Pero, por otro lado, las miras y no te convence para nada su estado. Envejecen el aspecto de tu vivienda y eso es un problema. ¡Buenas noticias! La pintura puede dejarlas como nuevas, con la mínima inversión si lo comparas con lo que supondría reemplazarlas. Si son muy antiguas, el trabajo será un pelín más arduo, ya que deberás realizar un trabajo previo de lijado y restaurado profundo, hasta dejarlas bien lisas antes de pasarle un par de manos de pintura.

Después, debemos tener claro qué queremos conseguir: si mantener el mismo estilo decorativo que tenían, aunque remozado, o darles un aire totalmente nuevo. También es importante preguntarse si queremos que las puertas formen parte del ambiente de forma disimulada o si las vamos a destacar a modo de acentos en el mismo. En caso de que queramos que pasen desapercibidas, las integraremos en el entorno aplicándoles el mismo acabado de la pared donde se encuentren. Una puerta blanca es fácil de integrar y aporta luminosidad al ambiente, mientras que si deseamos un nivel mayor de personalización, siempre se puede recurrir a tonos pastel o básicos. Renueva tus puertas con pintura y ¡moderniza tu casa!

2. Sube (o baja) tus techos
Es otro de los trucos (mágicos) que podrás conseguir solo con la pintura. Si tus techos son muy altos y te da la sensación de espacio poco acogedor, bájalos pintando de un tono un punto más oscuro la superficie vista de la cubierta. Automáticamente, el techo bajará y el espacio se verá más recogido.

Si por el contrario, quieres subir visualmente los techos y hacer que los ambientes “respiren”, píntalos de blanco. También puedes marcar un línea en la pared que ocupe tres cuartos de su altura total. Pinta la franja inferior de un tono gris o beige y la superior de blanco. El techo se elevará en un abracadabra.

3. Hacer más grande (visualmente) una estancia
Está claro, los metros de tu casa son los que son y la pintura no hace milagros (aunque casi). Pero siempre puedes “engañar” un poquito a la vista pintando las estancias de tu casa en tonos claros, los reyes de la amplitud. Blancos con un punto de gris o beige, marfiles, cremas… toda esta gama te reportará grandes alegrías si lo que buscas es que una habitación se vea más amplia, desdibujando sus límites.

4. Destaca detalles de la casa o ¡disimúlalos!
Si vives en un piso clásico, con bellas molduras en los techos, grandes zócalos o arrimaderos, ¿por qué no resaltar sus cualidades? Pinta dichas piezas en otro color distinto a las del resto de superficies y tomarán una nueva dimensión.

Aunque la pintura también puede ayudarte a lo contrario: disimular esas incómodas imperfecciones, como las instalaciones que han quedado vistas. ¿Los pequeños tubos de la calefacción no están empotrados? Píntalos del mismo tono que la pared que los acoge y lograrás un efecto camuflaje. Por otro lado, si tienes una gran y pesada librería en tu salón o comedor, píntala del mismo tono del muro para que se integre y resulte más ligera. Entra en la galería de imágenes y podrás ver varios ejemplos de dichas soluciones.

5. Más luz, por favor
Si tu casa no es especialmente luminosa, la pintura te puede ayudar. Jamás optes por tonos oscuros, al contrario. Blancos con un punto mínimo, casi imperceptible, de amarillo potenciarán los rayos de sol que entren e irradiarán mejor su luz. Bien empleados, los colores ayudan a equilibrar las dimensiones de los ambientes, creando efectos de amplitud, acortamiento o ensanchamiento de los espacios. Por ejemplo, para crear sensación de amplitud, se puede unificar con un mismo color, puertas, rodapiés, frentes de armarios, baldas, molduras…

Por otro lado, si tienes vistas, es interesante reinterpretar en el interior la paleta de colores del exterior. Se suele hacer con los azules de la costa, con los tierras de los entornos montañosos y con los colores neutros, algunas veces elegantes y otros industriales, de un paisaje urbano.

6. Si tu casa está desfasada, cámbiale el look
Y encima de forma exprés. No se trata de dejarse llevar por las tendencias, ya que tampoco estarás pintado cada año, pero sí echarles un ojo para quedarte con lo que mejor ofrezcan a tu casa. La técnica del halfpainted, las formas geométricas, el verde mint… pueden ser alternativas geniales para cuartos infantiles, por ejemplo.

¿Te gusta combinar colores? Si es así, ten en cuenta que en un ambiente no conviene incorporar más de tres colores. Además, el 60% de uno de ellos tiene que ir en la pared. El resto se puede repartir entre rodapiés, molduras y carpinterías.

7. Separa espacios en un mismo ambiente
Vamos, el juntos pero no revueltos de toda la vida. Los espacios diáfanos poseen ambientes que comparten escena, aunque su funcionalidad sea distinta. Para delimitarlos, sin cerrarlos, la pintura puede ser tu gran aliada. Si quieres distinguir salón de comedor, bastará con pintar la pared principal de uno u otro (en un caso la que contenga el sofá y en el otro la más grande ante la mesa del comedor).
La pintura es una gran “delimitadora” de ambientes, sin dejar de ser sutil. Es capaz de enmarcar escenas sin necesidad de tabiques ni muebles.

8. ¿Tu casa resulta fría?
Súbele la temperatura con el color. Está claro que pintar de blanco es ir a tiro seguro, pero en algunos caso esto no funciona, ya que da lugar a espacios fríos y sin personalidad. Pinta las estancias más grandes con tonos cálidos como tierras, grises o pastel y las facciones de tu casa se dulcificarán. Y si no te lo crees, mira los ambientes de nuestra galería de fotos, te sentirás taaan arropado.

9. Renueva los muebles (¡hasta los de la cocina!)
Y sin necesidad de cambiarlos. El poder de la pintura es así. Si quieres hacerlo tú mismo, requerirá un poco de maña, ya que el trabajo previo de restauración y pulido de superficies se debe hacer sí o sí, pero luego el resultado te aseguramos que vale la pena. Si tienes una cómoda vieja y anodina, píntala de azul, por ejemplo, y será otra. Si no tienes presupuesto para cambiar los muebles de la cocina, ya cansinos, pues píntalos y ¡cocina nueva! El primer paso será desmontar puertas y cajones, limpiarlos bien con una solución de fosfato trisódico y rellenar los agujeros y marcas con masilla de madera. Utiliza papel de lija de grano medio para pulir las superficies y ya estará todo listo para la imprimación. Aplica la pintura con brocha, rodillo o spray, al menos dos capas, y asegúrate de que la pintura se ha secado y endurecido totalmente antes de instalar los frentes.

10. Actualizar azulejos ‘viejunos’
¡Sí! Los azulejos se pueden pintar y así darles un aire renovado. Cambia el aspecto de tu baño desfasado o actualiza las baldosas setenteras de tu cocina, con pintura. Antes que nada, deberás limpiar muy bien la superficie, incluso de las juntas (con un cepillo de dientes), luego cubre los muebles, instalaciones, enchufes… y ¡manos a la obra! Usa un rodillo de pelo corto y brochas compactas para que las cerdas no se adhieran al azulejo con la pintura. Utiliza pintura especial para su imprimación en azulejos (esmaltes sintéticos de aspecto cerámico) y aplica una primera mano. Pasadas 24 horas aplica la segunda capa y deja secar. Si lo prefieres, se pueden pintar las juntas de otro color de forma que destaquen más. Por ejemplo, en azulejos azules o verdes se pueden dejar las juntas blancas, porque ofrece un bonito efecto de contraste. Para ello están pensados los rotuladores de juntas, muy fáciles de utilizar

Ideas de decoración: 3 claves para hacer la reforma perfecta de tu casa

Cómo afrontar una reforma para que se ajuste exactamente a tus necesidades. Te respondemos dudas, te proponemos ideas y te ofrecemos las claves para saber lo que debes hacer. Por ejemplo, el espacio aprovechado y un consumo energético eficiente son el resultado de un proyecto organizado, coherente y responsable.

Clave 1: Organización

Espacios de uso. El método para organizarlos es agruparlos según actividades compatibles, divididas en dos grupos dominantes, los de día y los de noche. En el primero, ubicamos las actividades sociales de la casa –cocina, área de comidas, estar, terraza, aseo de cortesía, hall de entrada–; en el segundo, actividades privadas, como es el caso de dormitorios y baños.

La escalera. Si está mal ubicada, consumirá superficie o restará continuidad espacial. Hay que analizar si conviene distribuirla en uno o dos tramos o adosada a una pared. También hay que controlar que no perjudique la distribución de la planta superior.

Baños y cocinas. Agrúpalos en núcleos o paredes que concentren las instalaciones. Así, optimizas recorridos, evitando que las bajantes o canalizaciones pasen por ambientes de reunión o dormitorios.

Aperturas al exterior. Si gozas de varias fachadas abiertas a la luz, toca potenciar la orientación sur, minimizar las del oeste y ajustar el tamaño de las que dan al norte, según sea el clima. Si tu casa está entre medianeras, la distribución tiene que ayudar a que la luz fluya. ¿Ideas? Reduce compartimentaciones y pasillos, y coloca en las áreas más luminosas las zonas de mayor uso.

Clave 2: Coherencia (y sentido común)

Muebles. Para que una reforma sea coherente hay que pensar de antemano la ubicación de los muebles. Esto te ayudará a decidir dónde poner correctamente puertas, ventanas y, en general, a que las circulaciones no sean caóticas. Una distribución estudiada en base al equipamiento, evitará las temidas circulaciones cruzadas: al atravesar un ambiente en diagonal, le restas funcionalidad y espacio de uso.

Distribución. Cuando hay poco espacio, la coherencia parte de salirse de lo convencional para maximizar las posibilidades de la vivienda. La cocina, por ejemplo, se puede expandir hacia el pasillo para distribuir la zona de estar-comer en un espacio más despejado. De esta forma, conseguirás que la casa parezca más grande.

Instalaciones. No queremos el clásico radiador que genera caos a la hora de distribuir los muebles. De ahí que las instalaciones tengan que estudiarse bien junto con la distribución de los espacios y de los muebles.

Proyectar. Una solución con sentido común es invertir las zonas de uso de la casa para conseguir que una zona de día tenga salida a un patio.

Clave 3: Responsabilidad (confort y ahorro energético)

En tu reforma responsable está contemplado el aislar fachadas, cubiertas, forjados, medianeras, cerramientos en contacto con espacios sin calefacción y cambiar ventanas. El objetivo es que la casa tenga una temperatura estable a lo largo del año, y que tu gasto en calefacción y electricidad se reduzca. De hecho, las casas antiguas son un coladero de energía. Si se rehabilitan para que sean energéticamente más eficientes, se pueden conseguir ahorros del orden del 30%, o más.

www.idealista.com

LANA DE VIDRIO: VENTAJAS Y USOS

La lana de vidrio es un material aislante térmico y acústico utilizado en la construcción y en la industria. Se fabrica fundiendo arena a altas temperaturas, y luego mediante un proceso de fibrado se obtiene un producto de óptimas propiedades para aislamiento térmico acústico.

El material posee una muy buena relación entre resistencia térmica y precio. Su estructura esta conformada por largas y finas fibras de vidrio ligadas con una resina térmicamente fraguada para formar una frazada aislante, de peso liviano y flexible.

Usos y Características de la Lana de Vidrio

Este material es muy usado como aislante térmico y acústico para techos, muros y pisos, tanto en obras nuevas como para remodelaciones y ampliaciones. Es utilizada en proyectos constructivos residenciales, comerciales, industriales y de servicios.

La lana de vidrio es 100% reciclable, no contamina y es un producto inerte tanto para la naturaleza, como para el ser humano. Es un producto atóxico, no cancerígeno y no es perjudicial para la salud.
Una de sus ventajas mas relevantes, que la diferencia de otros productos aislantes, tal como los derivados del petróleo, fibras vegetales o acrílicas, es que es incombustible, no es inflamable, no genera humo ni gases nocivos y resisten altas temperaturas, limitando la propagación de las llamas y retrasando el esparcimiento del fuego. Esto quiere decir que si hay fuego proveniente del exterior o de ambientes vecinos, la lana de vidrio retrasa la propagación del fuego por tiempo determinado.

Ventajas de la Lana de Vidrio

Este producto es un buen aliado cuando necesitamos ahorrar energía, ya que debido a sus propiedades aislantes es capaz de mantener climatizados los espacios por un mayor período de tiempo, ahorrando costos en calefacción y climatización.

El control del ruido (absorción y aislamiento acústico) es una característica natural de la lana de vidrio. Posee muy buena absorción acústica, ya que gracias a su elasticidad y estructura, la lana de vidrio es absorbente, elástica y tiene un efecto disipante.

La lana de vidrio comparado a otros aislantes, es más liviana y de muy baja conductividad térmica. Esto le otorga más eficacia porque manteniendo un mismo espesor, se logra una mayor y más eficiente resistencia térmica. Además, es hidrorepelente, por lo que no es afectado por el contacto con el agua y la humedad, por lo tanto se mantiene inalterable ante cualquier filtración de cañerías, condensación o si accidentalmente queda expuesto a la lluvia.

Su manipulación es muy simple, ya que no es irritante ni contaminante, y su instalación es fácil, rápida y limpia, ya que no deja pérdidas ni desperdicios durante su instalación.

¿SABES POR QUÉ LOS PORCELANATOS DE GRAN TAMAÑO SON TENDENCIA?

Los pisos de grandes dimensiones se han impuesto en la moda arquitectónica y de interiorismo. Descubre lo que sus ventajas decorativas y funcionales le aportan a tus proyectos de construcción o remodelación.

– El amplio tamaño de sus piezas reduce la presencia de juntas, para lograr ambientes visualmente más limpios.

– Debido a la reducción de las juntas se optimiza la higiene, pues es en estas divisiones donde se acumula más el polvo.

– Muchas de estas propuestas son decoradas con Impresión Digital, y emulan con gran detalle los rasgos de elementos naturales como las rocas, la madera, el mármol, entre otros.

– Gracias a la amplitud del producto los atributos propios de los elementos mencionados (vetas, nudos y matices) se aprecian mejor, lo cual confiere un alto grado de naturalidad y realismo al ambiente.

– Esta categoría de productos tiene enorme versatilidad, ya que se pueden aplicar en fachadas, mesadas de baño y cocina, entre otros usos.

 

¿Qué suelo debería colocar en la cocina?

Encontrar el suelo adecuado para la cocina no es tan fácil ya que, muchas veces, sentimos que debemos optar entre un lindo diseño o uno funcional.

Sin duda, el suelo de la coina tiene que soportar un gran cantidad de tráfico. Al contrario del salón,  donde generalmente nos sentamos en un sillón,  la cocina es un lugar donde estamos de pie, caminamos para un lado y para el otro y, a veces, nos sentamos a la mesa para comer algo. Además, el suelo debe soportar manchas de grasa, salpicaduras de agua, restos de comida y, en el peor de lo casos, la caída de objetos tales como una cuchara de madera u otros.

Revisaremos distintos revestimientos para el suelo de la cocina.

Los clásicos azulejos

Cocinas de estilo colonial por Equipe Ceramicas

Las baldosas se encuentran entre los suelos más clásicos de las cocinas. En la mayoría de las cocinas alemanas encontraremos los clásicos azulejos de cerámica blanca colocados con una junta de color gris oscuro. Este simple diseño no satisface el gusto de muchos pero, afortunadamente, hoy en día, la variedad de azulejos es significativamente mayor que en otros tiempos. Se puede optar por ejemplo, por coloridos y originales diseños y motivos. El aspecto de los azulejos debe, sin embargo, combinar con el estilo de la cocina, asegurando una apariencia general armoniosa.

¿Por qué te gustan los azulejos en la cocina? Seguramente, por su durabilidad y su facilidad de limpieza. Los azulejos son extremadamente resistentes pero, también hay que decirlo, es aconsejable, cuando uno compra, prestar atención a la resistencia a la abrasión.

Pagar por ellos un precio más alto se reflejará en una mayor vida útil, y los azulejos deberán estar esmaltados para hacerlos más resistentes aún. En el caso de rotura, son fáciles de cambiar.

Este tipo de revestimiento es resistente al agua y al calor y soportan la mayoría de los productos químicos de limpieza. Otra ventaja de los azulejos es que resultan ideal para la instalación de un sistema de calefacción de losa radiante.

PVC como el ideal de suelo para la cocina

 de estilo por B.W.D. Sanierungs-Systeme GmbH

El PVC es un revestimiento tan popular para el suelo de la cocina como lo son los azulejos. Sus ventajas son evidentes: es barato, fácil y rápido de instalar, resistente y fácil de mantener. Gracias a sus juntas densas es muy fácil de limpiar. El PVC absorbe el sonido por lo que tus vecinos te estarán agradecidos si lo colocas en el suelo de la cocina. Los que asocian al PVC sólo con químicos y diseños aburridos están equivocados. Los suelos de PVC, conocidos también como suelos de vinilo, están principalmente hechos por sal de roca y petróleo, así como también de elementos naturales como tiza y piedra caliza. No contienen plastificantes objetables, metales pesados ó plomo. Y en cuanto a la diversidad de diseño, la elección de colores y estructuras es extremadamente amplia. Si el vinilo, por ejemplo, espuma, se obtiene una perfecta imitación de azulejos.

Linóleo en la cocina

Cocinas de estilo minimalista por 3H _ Hugo Igrejas Arquitectos, Lda

A diferencia del PVC el linóleo es uno de los llamados revestimientos naturales para el suelo. Se compone de materias primas naturales tales como aceite de linaza, corcho o harina de madera y yute. Gracias a esta combinación inteligente de materiales,  este suelo es antideslizante, antiestática y fácil de limpiar. Los que prefieren diseños originales y coloridos, podrán encontrar gran variedad en el linóleo. 

Es importante que este tipo de suelos sea instalado por un profesional, para lo cual se necesita también un adhesivo especial.  Además, con un barniz semi-brillante altamente resistente a la abrasión se puede evitar la penetración de agua que lo protegería de la descomposición. Si el suelo está bien colocado, debería durar décadas sin problemas. Debido a su composición natural y la facilidad de limpieza, el linóleo es el piso más adecuado para las personas con alergias.

Suelo de madera

Paredes y pisos de estilo moderno por Hain Parkett

Los suelos de madera son característicos de salones y salas de estar. Son cálidos, buenos para el clima general del ambiente y para crear espacios acogedores. Estas tres características hacen que también sean ideales para la cocina, ¿qué mejor que hacer tu cocina confortable?  Con un suelo de parquet casi todas las cocinas pueden embellecerse: mientras que la madera es ideal para cocinas rústicas, brinda un contraste interesante al estilo de cocina industrial. Además, el color y la veta de cada madera aportan vitalidad a un ambiente aburrido. 

Sin embargo, este material no es particularmente durable. Es necesario un sellado de la superficie para evitar rayaduras ó manchas de agua. Cuando se opta por este tipo de suelos para la cocina es necesario una atención y cuidado regulares. 

Un consejo: elegir una madera que contraste con los muebles de cocina, por ejemplo, combinar una madera oscura con cocinas luminosas y viceversa.

Suelo laminado

Cocinas de estilo minimalista por 株式会社ブレッツァ・アーキテクツ

Una alternativa para los pisos de madera real son los pisos laminados. Son significativamente menos costosos, ya que se trata de una simple combinación de capas de diferentes piezas de madera tales como virutas y fibras. A alta temperatura, se comprimen entre sí y luego se le hace una impresión digital, a través de la cual pueden lograrse diferentes diseños en el laminado. Así, se podrá elegir entre un look colorido o una imitación madera con apariencia real.

Al limpiar el suelo laminado es conveniente hacerlo con un trapo ligeramente húmedo y no totalmente empapado. Si el suelo se humedece demasiado existe el riesgo de que se hinche y se dañe. Además, la caída de objetos puede dejar marcas en el laminado y su reparación no es sencilla.  Debido a estas limitaciones el suelo laminado es sólo recomendado para un piso de cocina.

La piedra natural

Cocinas de estilo ecléctico por СВЕТЛАНА АГАПОВА ДИЗАЙН ИНТЕРЬЕРА

La piedra natural es un excelente revestimiento para el suelo de la cocina, por ser extremadamente resistente. Es resistente al agua y a los solventes, por lo que es muy recomendable para el stress de la cocina. Dependiendo del gusto de cada uno, se puede optar por la piedra natural que mejor se adapte a las instalaciones de la cocina y a tus propios requerimientos.

El granito oscuro es una de las piedras más duras y duraderas. Travertino es una piedra caliza porosa que tiene una estructura increíblemente densa y distintos tonos de color arena. Particularmente conocidos y populares son los pisos de mármol. Esta piedra, sin embargo, es mucho más sensible que el granito, por lo que requiere un cuidado especial. Manchas y salpicaduras, por ejemplo, deben ser eliminados tan pronto como sea posible para evitar una mancha permanente.