Cierre de estribos ¿en la cara superior o en la inferior de la viga? Esa es la cuestión

En el post de hoy vamos a tratar un tema, quizás un poco descuidado a la hora de montar la ferralla. ¿Dónde se debe realizar el cierre de estribos? ¿En la cara superior o inferior de la viga?

 

Sabemos que los estribos abrazan las armaduras longitudinales del elemento donde se encuentran y que aparte de mejorar su resistencia a cortante, en elementos comprimidos produce una mejora notable de su resistencia a compresión debido al efecto de zunchado que producen.

Ahora bien, todo lo anterior se consigue, siempre y cuando el estribo, que inicialmente es una barra recta que se va plegando para acomodarse en la sección transversal, ancle correctamente.

En efecto, la barra del estribo es continua, pero cuando terminan los doblados, una de las esquinas es el encuentro de ambos extremos de la barra inicialmente recta y ese remate hay que realizarlo correctamente.

Las disposiciones normalmente adoptadas se indican a continuación:

En la figura izquierda, el cierre se realiza formando un gancho con la barra que conforma el estribo, a 45º respecto a su directriz. En este caso, la longitud L3 será la mayor de 5 veces el diámetro del estribo o bien 5 cm. Normalmente para estribos de 6-8 mm de diámetro, prevalecerá el mínimo de 5 cm.

En la figura derecha, el cierre se realiza manteniendo el ángulo de la barra a 90º cuando rodea a la armadura longitudinal. En este caso, la longitud L3 será la mayor de 10 veces el diámetro del estribo o bien 7 cm. En este caso para estribos por ejemplo de 8 mm de diámetro, iremos a una patilla de 8 cm.

Ahora bien, visto lo anterior ¿donde se realiza este anclaje en una viga? ¿En la cara de arriba o en la de abajo?

Pues la respuesta es sencilla, el anclaje hay que realizarlo en la zona comprimida… Y ahora que levante la mano el que tenga esto en cuenta en todo lo largo de la directriz de la viga.

Normalmente, es práctica constructiva o bien disponer dichos anclajes en la parte superior de la viga, o bien no fijarse mucho y ponerlos como caigan (que también pasa).

Lo que sí es cierto es que en una encuesta que hemos realizado en Estructurando a otros compañeros, nadie se va fijando cómo varian las tracciones a lo largo de la viga para ir poniendo los cierres arriba o abajo.

Por tanto si tuvieramos que poner, por simplicidad constructiva, todos los estribos hacia un lado…¿Cual cogeríamos? Razonemos un poco…

Si se trata de una viga biapoyada, como puede ser una viga isostática de un puente sin continuidad o una nave de hormigón prefabricada con elementos biapoyados, ante cargas gravitatorias, las compresiones estarán en la parte superior de la viga, por lo que en efecto será buena práctica constructiva disponer los cierres en la cara superior.

Pero si nos vamos al ámbito de la edificación, es muy común que las vigas tengan continuidad a su paso por los pilares, presentando en dichas zonas flexión negativa, es decir, tracciones en su cara superior y en vano lo contrario, flexión positiva, es decir, compresiones en su cara superior. En este caso, si tuvieramos que elegir entre cara de arriba o de abajo, en mi opinión habría que disponer los cierres en la cara inferior de la viga ya que sobre pilares, la cara superior de la viga será la traccionada. Y preguntareis: y en centro de vano ¿qué? La respuesta es muy sencilla: normalmente el cortante en centro de vano es ínfimo e irá por cuantía mínima y equivocarnos en esta zona no tendrá mucha importancia (salvo excepciones, claro).

Espero os haya gustado y os haya dado que pensar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad *