CÓMO LIMPIAR MOSQUITEROS

Los mosquiteros de ventana están expuestos al viento, el agua, la lluvia, la suciedad, los insectos y otros elementos que pueden ensuciarlos rápidamente. Si aprendes a limpiarlos apropiadamente, se mantendrán en buen estado y durarán más tiempo. Afortunadamente, limpiar un mosquitero de ventana es un proceso que no requiere de muchos materiales ni mucha preparación.

Prepararte para limpiar el mosquitero

– Retira el mosquitero de la ventana. Antes de comenzar a lavar el mosquitero, deberás retirarlo de la ventana. Retirar el mosquitero te permitirá lavarlo completamente y de forma rápida.
El método exacto que usarás parar quitar el mosquitero dependerá del tipo de mosquitero de ventana que tengas.
Muchos mosquiteros de ventana tienen lengüetas pequeñas que se retiran para liberar el mosquitero del marco de la ventana.
Asegúrate de quitar el mosquitero cuidadosamente, ya que muchos de ellos se rasgan y rompen fácilmente.

– Busca un buen lugar de trabajo para limpiar el mosquitero. Una vez que hayas quitado el mosquitero del marco de la ventana, es tiempo de llevarlo a un buen espacio de trabajo. Debes buscar un área en la que puedas rociar agua de manera segura. También asegúrate de tener una manguera que pueda alcanzar el área en la que planees trabajar. Una vez que encuentres una buena área de trabajo, lleva los mosquiteros a esa zona y prepárate para limpiarlos.

– Debes asegurarte de tener espacio suficiente para trabajar. El área que escojas debe permitirte rociar agua y desecharla fácilmente. Puedes colocar una lona para proteger el mosquitero de palos o piedras filosos.

– Prepara la solución limpiadora. Para limpiar bien los mosquiteros, necesitarás un cubo con amoníaco de uso doméstico y agua. Limpiar el mosquitero con esta mezcla te permitirá desintegrar y retirar la suciedad, el polvo y otras sustancias hayan entrado en contacto con el mosquitero. Mezclar un poco de amoníaco y agua será lo último que deberás hacer antes de comenzar a lavar el mosquitero de ventana. Mezcla una parte de amoníaco con tres partes de agua. Si no tienes amoníaco a la mano, también puedes usar agua tibia mezclada con jabón suave.

– Asegúrate de usar guantes de goma cuando mezcles o limpies con esta mezcla. Una vez que hayas mezclado el amoníaco y el agua, revuelve la mezcla para distribuir ambas partes uniformemente.
También puedes usar detergente suave para lavar platos si no tienes amoníaco a la mano.

Limpiar el mosquitero

– Rocía agua sobre el mosquitero con una manguera. Para comenzar a limpiar el mosquitero de ventana, debes enjuagarlo rociando agua con una manguera de jardín. Rociar el mosquitero con agua quitará la mayor parte de la suciedad y el polvo de la superficie. Asegúrate de rociar todo el mosquitero con agua antes de frotarlo con la solución limpiadora.
Comienza en la parte superior del mosquitero y trabaja hacia abajo cubriéndolo con agua completamente.
Coloca la manguera en la configuración más suave que tenga para evitar dañar el mosquitero.
Voltea el mosquitero para asegurar que hayas rociado agua a ambos lados.

– Lava el mosquitero con el amoníaco y la mezcla de agua. Después de enjuagar el mosquitero, puedes comenzar a lavarlo con la solución limpiadora. Debes usar una brocha de cerdas suaves para frotar el mosquitero cuidadosamente con la solución limpiadora, lo cual permitirá desintegrar y quitar cualquier área problemática que tenga suciedad o polvo. Frota todo el mosquitero para asegurarte de quitar tanta suciedad como sea posible. Frota el mosquitero con pequeños movimientos circulares. Frota el mosquitero cuidadosamente. Si lo frotas con demasiada fuerza, podrías romperlo. Enjuaga la brocha mientras limpies para evitar aplicar suciedad nuevamente sobre el mosquitero. Lava ambos lados del mosquitero.

– Limpia cualquier suciedad con una esponja. Frotar el mosquitero con una brocha y una solución limpiadora desintegrará la mayor parte de la suciedad suelta. Puedes quitar el polvo y la suciedad restante limpiando el mosquitero con una esponja. La esponja absorberá la mayor parte de la suciedad y el exceso de la solución limpiadora, lo cual dejará el mosquitero limpio y libre de suciedad.

– No olvides limpiar el marco del mosquitero con un trapo. Ese momento es ideal para verificar cualquier área que hayas obviado. Limpia ambos lados del mosquitero.

Secar y cambiar el mosquitero

– Enjuaga el mosquitero. Si crees que el mosquitero está completamente limpio, puedes aplicar el enjuague final. Usa la manguera una vez más para rociar agua cuidadosamente sobre la solución limpiadora restante o quitar la suciedad del mosquitero. Asegúrate de enjuagarlo totalmente antes de dejar que se seque e instalarlo nuevamente.
No uses una configuración de presión alta o potencia alta en la manguera. Asegúrate de rociar agua sobre todo el mosquitero. Es recomendable que enjuagues ambos lados del mosquitero.

– Deja que el mosquitero se seque. Si estás contento con la forma en la que el mosquitero luce, deberás esperar el tiempo suficiente para que se seque completamente antes de instalarlo de nuevo. Usa algunos de estos consejos para secar los mosquiteros de ventana rápida y completamente.

– Limpia los mosquiteros con un paño o una toalla seca. Agita el mosquitero cuidadosamente para quitar un poco del agua restante. Apoya el mosquitero contra una pared para permitir que el agua caiga. Deja el mosquitero en un lugar ubicado directamente hacia la luz del sol para acelerar el proceso de secado.

Instala nuevamente el mosquitero

Una vez que el mosquitero esté seco y estés conforme con su apariencia, es hora de colocarlo nuevamente en el marco de la ventana. Puedes reemplazar el mosquitero invirtiendo los pasos que realizaste para quitarlo. Asegúrate de que el mosquitero esté asegurado en su lugar para finalizar el proyecto de limpieza del mosquitero

Mantener el mosquitero limpio

– Retira el polvo del mosquitero al menos una vez a la semana. Para que tus mosquiteros sigan luciendo bien, debes evitar que el polvo y la suciedad se acumulen. Si los aspiras ligeramente una vez a la semana, evitarás limpiarlos demasiado. Usa estos pasos básicos para mantener una rutina semanal de aspirado:

– Toma una aspiradora y la brocha que viene como accesorio para aspirar. Usa la aspiradora para aspirar cuidadosamente cualquier resto de suciedad del mosquitero. Si puedes hacerlo, aspira ambos lados del mosquitero.

– Cuando limpies el mosquitero, es recomendable que lo hagas desde la parte superior hacia la inferior.

– Limpia las manchas del mosquitero cuando sea necesario. No siempre necesitarás retirar el mosquitero de la ventana completamente para limpiarlo. Si notas una mancha específica o un área que esté sucia, puedes mezclar un poco de jabón y agua para limpiarlo. Ten en cuenta algunos de estos consejos para limpiar las manchas del mosquitero mientras aún esté en la ventana: Mezcla un poco de jabón suave y agua tibia en un cubo. Sumerge una esponja pequeña en el cubo. Usa la esponja para lavar el área manchada cuidadosamente. Si tienes que frotar el área, hazlo cuidadosamente. Si lo haces con demasiada fuerza, podrías romper el mosquitero. Termina secando el mosquitero con una toalla.

– Limpia los mosquiteros regularmente. Cuanto mayor sea la frecuencia con la que limpies los mosquiteros de las ventanas, menor será la frecuencia con la que deberás retirarlas y limpiarlas completamente. Incluye los mosquiteros en la rutina normal de limpieza de tu casa para que se mantengan luciendo como nuevos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad *