Soluciones para la insonorización

La ley marca que el límite aceptable para soportar el ruido es de 65 decibelios (el ambiente diario en una oficina). Las comunidades autónomas han marcado un máximo de 35 decibelios por la mañana y 30 por la noche en los domicilios particulares. Para que se hagan una idea, una conversación en voz alta puede producir hasta 45 decibelios, por lo que una buena insonorización impedirá estas molestias tan desagradables que están a la orden del día.

Hay que tener en cuenta que no podemos eliminar el ruido por completo pero sí que podemos amortiguar las vibraciones de este. Lo primero que debemos hacer es localizar de donde proviene el ruido, de ahí dependerá el presupuesto, el tiempo, la posibilidad de reforma, etc…

Algunas de las soluciones

  • Para combatir el ruido exterior podemos usar ventanas insonorizadas de doble acristalamiento (formadas por dos vidrios separados) o doble ventana (Tiene dos cierres acristalados con una cámara de aire entre ambos).
  • Si nuestra ventana es de madera podremos poner tiras de caucho para impedir el paso del aire y con él el ruido.
  • Si por el contrario, el ruido viene del interior del edificio, lo mejor es reforzar las paredes, suelos y techos. Se puede crear una doble pared con placas de pladury rellenando el espacio entre ambos con materiales aislantes.
  • En el caso del techo se coloca un techo flotante con un soporte elástico.
  • En el caso del suelo el proceso es similar, se coloca suelo flotante compuesto por dos capas de madera de alta densidad.

Si los ruidos le molestan y está pensando en poner solución, no dude en llamarnos y nosotros le ayudaremos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seguridad *